Grup de Defensa de la Sanitat Pública

(15mBCN – Salut)

Derribando mitos que privatizan

8 comentarios

En esta entrada queremos contaros que tuvimos hace pocos días el privilegio de participar en la presentación del libro LA SANIDAD ESTÁ EN VENTA, escrito por  Carles MuntanerClara ValverdeGemma Tarafa y Joan Benach; prologado por Vicenç Navarro y editado por Icaria Editorial.

Uno de los aspectos sobre el que tuvimos la oportunidad de debatir con los/as asistentes, fue cómo los MITOS difundidos por ciertas personas con intereses no declarados y ayudados por los medios de comunicación (con intereses más evidentes…), permiten adoctrinar a la ciudadanía. Usando un símil médico, cómo anestesiamos a la gente a base de MITOS, MENTIRAS Y MEDIAS VERDADES, para extirparles, en este caso, un derecho, un bien social que tantos años nos ha costado conseguir: un sistema sanitario público, equitativo y de calidad.

Sobre este sistema recaen actualmente todas las fuerzas del neoliberalismo imperante. Parafraseando a Joan Benach (hoy mismo se publica una entrevista suya en El País), los sistemas público y privado de salud son vasos comunicantes. Es imposible llenar el segundo sin vaciar el primero. Como no pueden decir en público que quieren aniquilar el sistema público de salud tal y como lo conocemos hoy, nos quieren convencer de que ES INSOSTENIBLE. Es cuanto menos llamativo decir que un sistema para el que se presupuesta no más del 7% del PIB y que un ofrece unos resultados bastante aceptables es insostenible. Podríamos decir que es mejorable, optimizable, … pero ¿¿INSOSTENIBLE?? Llegarán los asesores económicos diciendo que además de lo presupuestado al sistema hay que inyectarle periódicamente grandes cantidades de dinero porque siempre resulta deficitario. Somos profanos en la materia económica pero esto nos hace pensar más en mala gestión que en insostenibilidad.

MITOS QUE SUSTENTAN LA FALSA INSOSTENIBILIDAD:

-1. CAMBIOS DEMOGRÁFICOS. Ahora tenemos que recordar lo que decía el FMI hace poco: Existe “riesgo de que la gente viva más de lo esperado”. Parace ser que para los amos del dinero, que las personas vivan más es algo que pone en peligro la estabilidad de sus balances macroeconómicos. ¿En qué se ha convertido la economía? ¿Para qué sirven o quién sirven las finanzas?

Desde un punto de vista más local, se usa habitualmente el argumento de que el envejecimiento demográfico que vive España la condena a aumentar exponecial e INSOSTENIBLEMENTE su gasto sanitario. No podemos obviar que gran parte de las enfermedades tienen una relación directa con la edad, pero sería este un análisis demasiado simplista. Pensamos que hay que debatir en este punto por ejemplo sobre:

– ¿Ha aumentado el número de personas mayores que ante la falta de soporte sociofamiliar y ante una situación de marcada longevidad o enfermedad terminal terminan siendo trasladadas a un centro hospitalario antes de su fallecimiento? ¿Cuantas personas en estas circunstancias se benefician de equipos de cuidados paliativos domiciliarios que le permitan fallecer allí junto a su familia? ¿Aceptamos la muerte como un proceso natural o medicalizamos también el final de la vida?

– ¿Ha aumentado el número de personas mayores que reciben tratamientos farmacológicos preventivos? Nuestros abuelos/as reciben tratamientos que han contribuido, por ejemplo a que España -con la mitad de población- gaste casi lo mismo que Alemania en los mal llamados “protectores del estómago” (usados con demasiada frecuencia sin ningún rigor científico); o también que muchos de ellos sin patologías cardíacas reciben fármacos que reducen los niveles de colesterol -cuando científicamente no se ha demostrado que estos reduzcan la mortalidad en personas que no tienen enfermedad cardiovascular-.

– ¿Cuidamos de nuestras personas mayores mediante un sistema de atención primaria suficientemente dotado/financiado o lo hacemos desde un modelo hospitalocéntrico en el que un especialista atiende sus riñones, otro su corazón y otro sus bronquios, pero ninguno lo que realmente le incomoda, que podría ser por ejemplo, el dolor de sus rodillas por una artrosis?

Podríamos poner infinitos ejemplos que matizan el “derroche” sanitario que conllevan el aumento de la edad media y el envejecimiento demográfico.

2. INMIGRANTES. Otro frente abierto en el que además se mezclan el turismo sanitario con la xenofobia y el racismo. Turismo sanitario es el que hacen las personas que vienen de otras áreas desarrolladas a utilizar nuestro sistema público de salud. Nos dicen que eso nos perjudica económicamente, pero no cuentan que esto sólo es posible por la calidad de nuestro sistema. ¿Pensáis que un suizo o un alemán se ahorrarían unos pocos miles de euros si supieran que nuestros hospitales son tercermundistas? No, ellos son los que saben que estiramos razonablemente bien el 7% del PIB, y que los/as profesionales sanitarios son los suficientemente buenos/as como para confiarnos su salud. El turismo sanitario, hasta que alguien no nos muestre datos fiables, no deja de ser una anécdota, evitable, pero anécdota al fin y al cabo. Pero a ciertas personas les interesa mezclar esto con el derecho a la atención sanitaria de los otros inmigrantes, aquellos que vienen a buscarse la vida huyendo de la miseria de sus países. Sobre estos otros inmigrantes, los del cayuco o la patera, recaen mitos y más mitos. No contribuyen al sistema, abusan de él, traen enfermedades, no se intregan, … Estas personas generalmente jóvenes y de buena salud -y si no la tienen, se esfuerzan en disimularlo, porque sus habituales precarias condiciones laborales no les permiten concesiones- pagan lo mismo que los demás. Aunque muchos de ellos estén “contratados” de forma irregular y por ejemplo, no cotizasen a la seguridad social, debemos recordar que son los impuestos indirectos, entre ellos el IVA, los que aportan al menos el 50% del dinero empleado en financiar el sistema sanitario. ¿No pagan IVA los inmigrantes cuando compran en el supermercado? Como muchas personas racistas y xenófobas gastan demasiado tiempo en repartir improperios a las personas inmigrantes, no tienen tiempo de estudiar. Si lo tuvieran leerían trabajos que demuestran que la población inmigrante hace un menor uso y gasto de los recursos sanitarios que la nativa. Y además estas diferencias son más notables en la atención hospitalizada/superespecializada que en la primaria.

3. PACIENTE = ABUSADOR. No sabemos a qué centros sanitarios acuden nuestro políticos (a sí, esos en los que se entra pagando) qué centros sanitarios visitan nuestro políticos, que perciben que las personas que acuden a él, como no tienen nada mejor que hacer, se dedican a abusar. Siempre está quien saca a relucir el caso de aquel pensionista que guardaba 4 cajas de Aspirinas en su casa (maldito malhechor), o aquella otra abuela que un día le pidió una receta roja de ibuprofeno a su médico para su nieta,… Volvemos a hablar de anécdotas. Seguimos sin estudiar. Y seguimos mintiendo. Nos hablan de copago repago para evitar el abuso, cuando quienes leemos ciencia y trabajamos en centros sanitarios ,sabemos que entre el 70-80% del gasto sanitario lo deciden los/as profesionales. ¿Ha ido usted alguna vez a urgencias y ha decidio qué antibiótico necesita para su amigdalitis? ¿Ha decidido si ese dolor de espalda requiere una radiografía o una resonancia magnética? No, ¿verdad? Son los/as profesionales sanitarios quienes deciden qué hacer, después de que la persona haya podido decidir tan sólo si acudir o no acudir a la consulta. Por cierto, habría que recordar ahora que estos/as profesionales son aquellos/as en los que el sistema nacional de salud no gasta prácticamente nada en su formación. Nuestros gestores han decidido que es mejor pagar un sobrecoste por los fármacos y dejar que ese dinero lo emplee la industria farmacéutica en “formarnos”. ¿Alguien concibe una empresa que permita que los suministradores de materiales formen a sus empleados? Sí, nuestro sistema nacional de salud (pero no lo diga muy alto, que parece que hay mucha gente que no quiere que esto se sepa, ni se reforme, por supuesto). Y los/as profesionales no recibimos cualquier tipo de formación, no, no. Como somos especiales, necesitamos acudir a hoteles de no menos de 4 estrellas y cenar en restaurantes donde el un buen vino nos abra la mente,…Y todo ello lo hacemos por la ciencia y el bien de los/as pacientes.  ¿Soborno? No, fomento del conocimiento científico. Ah, ¿no prohibía la Ley del Medicamento cualquier regalo de la industria a profesionales? En España, permitimos que un lobby como Farmaindustria, redacte un código deontológico que permita estas prebendas a profesionales y que aunque vaya en contra de lay, se pueda usar públicamente en su defensa.  Si usted lee esto, tampoco lo difunda mucho, que igualmente parece que nadie quiere nombrarlo, siempre es mejor retirar la asistencia a inmigrantes, implantar copagos y privatizar hospitales. Hablando de privatizar hospitales, llegamos al último punto.

4. LA BONDAD DE LA GESTIÓN PRIVADA. Aquí tendríamos también para escribir un libro. ¿Alguien piensa que las empresas privadas privadas tienen como principal misión velar por la salud de sus clientes? Las personas que lo piensen deben ser aquellas que nunca se han leídos la letra pequeña de algunas de sus pólizas. ¿Por qué no incluyen tratamientos contra el VIH? ¿Por qué limitan el uso de fármacos antineoplásicos? ¿Por qué es tan difícil/caro que un paciente con diabetes puede aseguararse? Sencillo, porque no son rentables. La gestión privada diagnostica, sobre todo, rentabilidad. De hecho ha permitido descubrir nuevos síndromes como son la insuficiencia aguda de tarjeta de crédito o la biopsia negativa de cartera. Cuando en salud hablamos de la “bondad” de lo privado sobre lo público, pensamos en un sistema como el actual en el que familias con recursos medios pueden costearse pólizas relativamente baratas que cubren parcialmente su atención sanitaria (pediatría para los niños, análisis rutinarios, urgencias, visitas con especialistas…). Lo asequible de estas pólizas es debido al altísimo número de  restricciones que tiene (número de días de ingreso, estancias en unidad de cuidados intensivos, tratamientos no cubiertos, …) ya que en nuestro país, hasta ahora, siempre existe la posibilidad de ser transferidos a la sanidad pública. ¿Pero qué pasará si la tendencia privatizadora avanza destruyendo el sistema público? En primer lugar cambiará el concepto de las mútuas como esas empresas que por poco dinero te permiten elegir especialista, ir a hospitales no saturados y dormir en habitaciones individuales con sofá para el acompañante; entonces pasarán a ser las empresas que negocian con tu salud. ¿Se lo preguntamos a los/as norteamericanos/as? Las pólizas se encarecerán si tienen que cubrir aspectos menos rentables de la atención sanitaria y nadie podrá obligarles a atender a quienes ellos no quieran porque no estarán sometidas a ningún control público. ¿Son más eficientes? En EEUU se gastan entre el doble y el triple (en términos relativos con respecto al PIB) en salud, dejando fuera de cobertura a millones de personas, arruinadas a otras tantas que no pueden costear los servicios no incluidos en las coberturas y sin mejores parámetros globales de calidad en la atención sanitaria que en España. Viendo un sistema sanitario en el que cada vez se olvidan más conceptos como la promoción de la salud y donde el modelo biomédico y mecanisita impera, es lógico pensar en el incremento exponencial del coste (nuevas tecnologías, fármacos cada vez más caros, …). En este contexto y teniendo en cuenta que siempre que tendremos que costearlo los usuarios (bien sea solidariamente por impuestos según nuestro poder adquisitivo o bien pagando las pólizas de un seguro privado), ¿realmente piensan que un sistema privado sin control público será más rentable para la ciudadanía que uno público controlado por organismos independientes?

Y más allá de rentabilidad económica, ¿no es más desarrollado un sistema en que se paga solidariamente a base de impuestos para que tanto el rico o el pobre estén atendidos si lo necesitan que aquel que sólo permite a los pudientes acceder a los servicios?

El debate y la reflexión que nos niegan nuestros gobernantes y los grandes medios de comunicación, está aquí abierto…

P.D. Queremos dedicarle todo nuestro esfuerzo a nuestro estimado Conseller Sr. Boí Ruiz. Sin sus enseñanzas en la materia de la salud pública y solidaridad (“la salud es un bien privado“, “aconsejo contratar una póliza privada“), nunca podríamos haber reunido las fuerzas necesarias para luchar contra todo el afán privatizador y egoísta de otros.

Anuncios

Autor: 15mbcnSalut

about me

8 pensamientos en “Derribando mitos que privatizan

  1. Conozco muy bien el sector y Yo añado:
    A muchos facultativos/as ya les va bien la privatación de la sanidad(investiguese pluriempleo en mutuas y centroa privados, fundaciones médicas, proyectos de investigación en hospitales con dudoso retorno hacia el paciente, etc). Por suerte aún hay algunos que se acuerdan del juramento hipocratico….

    • Hola Dasiar69, lo que comentas afecta a diferentes vertientes del problema, no sólo a la privatización del sistema…Pero lo que está claro que restaría ìneficiencia sería dejar de permitir que un mismo profesional compagine trabajar en el sector público y en el privado a la vez. Y mucho más, que estos convivan en el mismo centro…

  2. muchas gracias por este post!

  3. Sobre la bondad de la gestión privada:sueldos de más de 100.000euros anuales(gerente del hospital de Blanes(Girona),más que el presidente del gobierno,de280.000 euros(grupo Innova, Joan Prat,ahora presidente del Institut Català de la salut)este SÍ supera al president de la Generalitat de Cataluña.Si,es muy buens esa gestión privada….deoende de para quién.

  4. Gracias por este post tan excelente!! hay que circularlo!
    Me da esperanza que un médico escriba esto. Hay que educar al resto del colectivo.

  5. Pingback: Respuestas el #Decretazo y qué hacer en Catalunya « Grup de Defensa de la Sanitat Pública

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s