Grup de Defensa de la Sanitat Pública

(15mBCN – Salut)

Hospital Clínic i Hospital Sant Pau. Tándem socio-vergente en la sanidad catalana.

11 comentarios

Recientemente, publicábamos un articulo en este blog y en la revista Mientras Tanto, sobre el complejo entramado de la privatización del Hospital Clínic de Barcelona, destapado por Alfons Quintà en ElDebat.cat. El rumor, bien conocido en redes sociales y medios “sin intereses”, saltó en poco tiempo al conjunto de la prensa más mediática.

Reacciones a la noticia

La respuesta a la amplia difusión de la noticia no se hizo esperar. La semana pasada, La Vanguardia se hacía eco de una carta, enviada por e-mail a los trabajadores, en la que el director médico del Clínic, Josep Maria Piqué adquiría el compromiso escrito de que “las soluciones jurídicas que estudian -para resolver la irregularidad jurídica en el que vive desde el 2008- mantienen al Clínic como un centro público […] También decía que todos iban a seguir con el mismo convenio laboral y que la gestión se encargaría a una entidad siempre sin ánimo de lucro, nada de compañías de seguros o asimilados. Y que cuenta con la implicación de los profesionales para este reto”

Suspiraron de alivio los trabajadores, dice La Vanguardia.

¿Debe ser que si el Hospital sigue siendo un centro público, y sus trabajadores mantienen su convenio laboral (¡o hasta participan de su gestión!), tanto les da lo que conlleve la forma de gestión?

No se le puede llamar privatización, dicen. No. Es algo mucho más perverso que eso. Se trata de gestionar el patrimonio público, lo que es de tod@s, de forma privada y, por lo tanto, opaca. No le llamaremos privatización, simplemente es la fórmula mediante la cual llevan años lucrándose con dinero público. Veamos:

El mismo artículo admite, sin tapujos, que el Hospital Clínic se asemejaría al modelo de gestión del Hospital de Sant Pau: Una fundación privada que gestiona el patrimonio y los servicios públicos que se ofrecen en el hospital. La atención pública del centro, por supuesto, se mantiene, con lo que, esta fundación privada recibe dinero público. El problema está en que lo puede gestionar como le plazca y, lo más importante, fuera del control de la ciudadanía.

En un ejercicio democrático y de transparencia absoluta, así hablaba Xavier Pomés (actual presidente del patronato de Clínic y, desde hace poco, también del de Sant Pau) de los órganos de control público: “Son anacrónicos para controlar los resultados y son un obstáculo para modernizar sistema”

Van a aplicar al Hospital Clínic un modelo de gestión de un hospital que esta siendo sujeto a investigación por el el Juzgado de Instrucción número 22 de Barcelona, es más, sabemos que está pendiente sobre Sant Pau, un informe de la Sindicatura de Comptes, cuya publicación está frenada hasta después del #25N ¿qué esconden? ¿Queremos que el Hospital Clínic se gestione de la misma forma que el Hospital de Sant Pau, un centro que se encuentra en plena investigación judicial por escándalos de malversación, pagos irregulares y adjudicaciones sin concurso, entre otras?

No es muy alentadora la garantía.

También remarcan, ¡sin ánimo de lucro! La fundación que gestiona el Hospital de Santa Creu i Sant Pau también es sin ánimo de lucro y sus ex-patronos y directivos están siendo investigados por presuntos cobros irregulares.

¿Cambio en el modelo de gestión? Sigue siendo neolengua. Es privatización cuando la gestión se realiza de forma privada y sobre todo cuando el control público es completamente inexistente. De la participación de los profesionales sanitarios en la gestión nos remitimos al documento de la FoCAP en el que se demuestra que no sólo no han cumplido sus promesas electorales de aumentar la participación, sino, más bien al contrario: no tienen la más mínima intención.

Por otro lado, sorprende que estén tan apremiados en resolver (tan solo) el primer punto de las observaciones del Informe 17/2012 de la Sindicatura de Comptes, sobre la forma jurídica del Hospital. Porque, en efecto, el informe de la Sindicatura hace referencia a la necesidad de dotar al hospital de una forma jurídica concreta, pero también es cierto, que recomienda encarecidamente, en varias ocasiones, que se asimile a un ente público y se gestione como tal.

Pues parece que quieren que se aleje, todavía más, de lo que es un ente público.

¿Una entidad pública, patrimonio público, con un presupuesto de 540 millones de euros, y una aportación del estado central de 65 millones, va a ser gestionado por una fundación privada? 

Este es un conocido clásico de la sanidad catalana.

¿Qué ha ocurrido en Sant Pau? La corrupción sanitaria socio-vergente

Los escándalos en el Hospital de Sant Pau son un cúmulo de irregularidades en contratos públicos, pago de sobresueldos a directivos e indemnizaciones injustificadas, entre otras.

Los hechos son atribuibles al menos a una docena de gestores y patronos del centro, empezando por el ex-presidente de la fundación gestora.

Tanto el ex-gerente de Sant Pau, Jordi Varela, como el ex-presidente del patronato, Alberto Folià, podrían estar presuntamente implicados en malversación de fondos.

Ricard Gutiérrez, ex-gerente adjunto, habría estado cobrando durante 7 años consecutivos, desde que dejó el cargo, y los ex-patronos Joan Ros Petit y José Ignació Cuervo habrían obtenido retribuciones de la fundación (lo que está expresamente prohibido por la ley).

La trama en contrataciones irregulares es el denominador común de los gobiernos de CiU y el Tripartito.

La construcción del nuevo hospital supuso un sobrecoste de 77 millones de euros a causa de un serie de modificaciones, errores y retrasos. De 216 millones previstos inicialmente hasta 293 millones de euros que acumulaba al final.

En octubre del año 2000 (tiempos de CiU) fue adjudicada la primera de las cuatro fases del proyecto, por 10,6 millones de euros, a una Unión Temporal de Empresas (UTE) llamada UTE “Sant Pau” (integrada por las empresas OHL, Emte y Guinovart). En los años en que Eduard Rius y Xavier Pomés (actual presidente del patronato del Hospital Clínic y recientemente del de Sant Pau) estaban al frente del Departament de Salut, se tomaron una serie de decisiones muy cuestionables que encarecerían el proyecto.

Se adjudicaron a dedo (a la misma UTE “Sant Pau”, precisamente) las dos siguientes fases de la construcción del nuevo hospital. Y resultó que, esta adjudicación a dedo, supuso un sobre coste de entre el 11 y el 21% sobre el presupuesto inicial del proyecto. Hecho curioso, porque lo que condicionó adjudicar la primera fase a esta UTE, fue porque salía más barata.

Fue también, en aquellos años, concretamente en 2003, cuando fechan la primera contratación irregular a la empresa Phillips (como intermediaria para comprar mobiliario del nuevo Hospital) bajo mandato de Convergència i Unió, pero es que,una vez cambiado el gobierno y de la mano de Marina Geli, las contrataciones adjudicadas siguen siendo irregulares, pura dedocracia: En 2008 se adjudicaron 23,3 millones de euros a Philllips. Posteriormente, en junio de 2009, esta adjudicación derivó en una “alianza de socios tecnológicos [entre Philips y Sant Pau] que obliga al hospital a una relación contractual continuada durante 10 años”. “El concurso no hacía referencia alguna a tal tipo de modalidad contractual”.

Por mucho que la introducción del gobierno de Geli en el patronato de Sant Pau supuso el descubrimiento de ciertas irregularidades del gobierno convergente, también es cierto que ellos mismos (el tripartito) cometieron, sino las mismas, otras irregularidades durante su mandato.

Es el tándem socio-vergente en la corrupción sanitaria

Más sobre el informe de la Sindicatura 17/2012 de la fiscalización del Hospital Clínic del año 2009

Como decíamos al principio, es curioso que hayan prestado tanta atención a la observación de la Sindicatura sobre la forma jurídica y no a todas las siguientes.

El informe, deja entrever la situación, cuanto menos, dudosa, de las cuentas y el patrimonio del Hospital Clínic. Activos, pasivos y cuentas de ganancias y pérdidas contienen múltiples errores, como mínimo de registro. Se detectan irregularidades en las operaciones/transacciones realizadas con algunas de las entidades vinculadas al hospital e irregularidades también en la contratación de servicios, obras y suministros por parte del Hospital. La fiscalización de algunos de los contratos, de este último punto, pone de manifiesto situaciones escandalosas. Situaciones muy similares a las que se están investigando en Sant Pau. Veamos solamente una pequeña muestra :

De los contratos de servicios, el Hospital declara haber adjudicado 14 contratos por un total de 6,8 millones de euros; la Sindicatura de Comptes fiscaliza solamente 7 de ellos y la cifra asciende ya a 12,6 millones de euros.”El Hospital no ha entregado la totalidad de los contratos adjudicados y había errores en el importe de las adjudicaciones”

Y la cosa sigue: “El Hospital Clínic tramitó de forma separada dos contratos de consultoria y programación informatica – de 59.196,55 € i 56.681,03 €, respectivamente – a través de un procedimiento negociado sin publicidad, cuando debería haberse licitado mediante un único expediente. El Hospital licitó los dos contratos mencionados a la misma empresa, Offilog Consulting S.L., sobre lo que la Sindicatura dice: “Los dos contratos se adjudicaron mediante procedimiento negociado sin publicidad porque no superaban el límite de 100.000€ que fija la LCSP para poder tramitar la licitación mediante este procedimiento […]. El Hospital debería haber licitado el servicio por medio de un único expediente de contratación y tramitarlo mediante procedimiento abierto […]”

De los contratos de obras, dos de los expedientes fueron adjudicados a Abantia Instalaciones SA i a Serveis, Obres i Manteniment, SL por un valor total de 3.548.645 euros sin cumplir en la adjudicación del contrato, lo que se establece en la Llei 30/2007 de contratos del sector público (LCSP).

Además, “El pliego de clausulas administrativas particulares de uno de los expedientes de servicios, establece, por un lado, la prohibición de subcontratar y, por el otro, la subcontratación como criterio de adjudicación. Dos licitadores fueron excluidos por incluir subcontratación y un tercero fue premiado por incluirla. El expediente en cuestión, que al final se otorgó a dos UTE y otra empresa, en tres lotes, ascendía a un total de 5,1 millones de euros.

Nos preguntamos de quién son esas empresas a las que otorgaron contratos con numerosas irregularidades.¿Estaremos asistiendo a casos como el de Xavier Crespo o Ramón Bagó? ¿Estaremos asistiendo a casos como la escandalosa trama de Sant Pau?

Hay que exigir, y por escrito, respuestas todas y cada una de las irregularidades que estamos viendo en relación con el Hospital Clinic. Este hospital funciona con nuestro dinero y no puede seguir siendo manipulado por los que insisten en mercantilizarlo.

Anuncios

Autor: 15mbcnSalut

about me

11 pensamientos en “Hospital Clínic i Hospital Sant Pau. Tándem socio-vergente en la sanidad catalana.

  1. Amics. Si l´informe de la sindicatura respecte al Clinic es escandalos permeteu-me que us avisi que l´anterior informe de la sindicatura on surt el Clinic,que es es el que fa referencia als centres de la XHUP i els seus procediments de contractacio dels serveis externs de neteja, bugaderia i cuina es encara molt pitjor. LLegiu detingudament la part que fa referencia al servei extern de neteja del Clinic i l´escandolos procediment que van realitzar : No es aixo un cas clarIsim de corrupcio amb els diners publics? ASUMIR LA DEUTA DE UNA EMPRESA PRIVADA I A SOBRE PROLONGAR AQUEST CONTRACTE -I LA DEUTA- DE FORMA IRREGULAR NO HAURIA DE HAVER PORTAT ALGU A LA PRESO? AQUI HI HAN RESPONSABLES, PER ACCIO I TAMBE PER OMISIO. i ELS POLITICS? ESTAVEN ASABENTATS? VAN FER ALGUNA ACCIO PER INVESTIGAR I DEMANAR RESPONSABILITATS? AMICS, LLEGIU COM HO HE FET JO I EXPLIQUEU-LO. LA GENT, EL CIUTADA HA DE SABER LA VERITAT, HA DE SABER QUE AMB ELS SEUS DINERS DETERMINADES PERSONAS, S´HAN ENRIQUIT I PRETENEN CONTINUAR FENT-THO. ANIMS!!!

  2. Crec que cal reunir les firmes necessaries per parar el cas de privatització de l’Hospital Clinic i demanar una auditoria a la gestió realitzada.

  3. Pingback: DE DIGNIDAD, TELEFÓNICA Y EL HOSPITAL DE DIGNIDAD, TELEFÓNICA Y EL HOSPITAL CLÍNIC DE BARCELONA | agarcime.es - Web personal de Andrés García

  4. Pingback: Treballadors de l’Hospital de Sant Pau es tanquen contra les retallades #tancadastpau « Grup de Defensa de la Sanitat Pública

  5. Pingback: Tancada a l’Hospital Clínic per una sanitat pública sense gestions privades fraudulentes | Assemblea de l'Esquerra de l'Eixample

  6. Pingback: Hospitales #Clinic y #VallHebron se unirán el #12D a Encierros x #Sanidad Publica #MareaBlanca « Grup de Defensa de la Sanitat Pública

  7. Pingback: No a la privatització de l’Hospital Clínic | Dempeus per la salut pública

  8. Pingback: No a la privatització de l’Hospital Clínic | Boletín Informativo de la Sanidad Pública

  9. Pingback: Tancada a l’Hospital Clínic per una sanitat pública sense gestions privades fraudulentesTancada a l’Hospital Clínic per una sanitat pública sense gestions privades fraudulentes « Portal Sant Antoni

  10. Pingback: Fes sentir el teu suport en defensa l’Hospital Clínic « Punts de Vista

  11. Pingback: Acta assemblea 10 de Gener | L'HOSPITAL CLÍNIC EN LLUITA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s