Grup de Defensa de la Sanitat Pública

(15mBCN – Salut)

En respuesta al comunicado de IDIS…dicen que no quieren privatizar la sanidad…

Deja un comentario

Dime de qué presumes y te diré de que careces…

Nos apoyamos en el dicho popular para responder al anuncio que un grupo muy numeroso de empresas privadas del sector sanitario están difundiendo en la prensa escrita en los últimos días.

Creemos que no tiene desperdicio el ejemplo de manipulación de la opinión pública  que pretende llevar a cabo, y por ello hemos decidido desgranarlo:

cabeceraidis

INSTITUTO PARA EL DESARROLLO E INTEGRACIÓN DE LA SANIDAD. Dicho nombre es el elegido por un colectivo de empresarios (si mira el pie del anuncio le resultarán muy familiares los nombres) para identificar a un grupo de presión (lobby en su terminología anglosajona) que entre otras cosas lleva tiempo lanzando la sugerencia de que se aplique una desgravación fiscal a los seguros privados de salud.

COMUNICADO ¿OFICIAL? ¿Desde cuando las empresas privadas lanzan comunicados oficiales? Si consultamos el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española vemos:

oficial.

(Del lat.officiālis).

1. adj. Que es de oficio, o sea que tiene autenticidad y emana de la autoridad derivada del Estado, y no particular o privado. Documento, noticia oficial

2. adj. Dicho de una institución, de un edificio, de un centro de enseñanza, etc.: Que se sufragan con fondos públicos y están bajo la dependencia del Estado o de las entidades territoriales.

idis1

Como específicamente hablan de la Comunidad de Madrid y nosotros/as estamos más especializados en la catalana vamos a ceder la palabra y la letra a nuestro compañero Roberto Sánchez. Pasen, vean, oigan y lean.

colnopriv

Lo cual es en sentido estricto, si hablamos de la financiación del servicio, es cierto. Creemos sin embargo necesario explicar que modelos de asistencia sanitaria hay tantos casi como países en el mundo. Y catalogarlos como públicos o privados, no es tan sencillo como podríamos imaginar inicialmente. Podríamos llegar a catalogar como público o privado cada uno de estos aspectos: financiación, propiedad, control y gestión. En relación con el modelo propuesto en la Comunidad de Madrid no hablamos de privatizar los servicios de salud tal y como podría entenderse inicialemente y que haría referencia a la financiación (seguirá financiándose mediante impuestos) pero SE PRIVATIZA la gestión. No obstante, creemos que lo más importante es traducir la neo-lengua y los términos técnicos al castellano de la calle. La colaboración público privada es convertir la salud del ciudadano de a pie en un negocio para grandes empresas. La atención sanitaria, querido/a conciudadano/a, deja de ser un derecho para convertirse en el negocio de unos cuantos.

Y entre estos “cuantos” no sólo están los dueños de las empresas sino sus futuros directores, asesores, … ¿Quienes serán? ¿Se atreven a apostarse algo con nosotros/as? Nos jugamos la paga extra de los próximos años (sic) a que veremos caras conocidas en los puestos de mandos de estas empresas. Algunas pistas que nos llevan a pensar esto son por ejemplo la más que sorprendente similitud entre el discurso de las empresas y el del actual consejero de sanidad de la Comunidad de Madrid o, como no, los antecedentes.

idispunto1

Cuanto menos curiosa esta declaración de intenciones de un colectivo cuya publicación periódica se llama … txan, txan … ¡¡SANIDAD PRIVADA!!

Este primer mensaje tiene pocas explicaciones, más allá de:

a) están usando la vieja técnica del gran timador de “empezar contándole a la víctima lo que quiere oir”; y,

b) saben que la opinión pública española no aceptará “en frío” la privatización de sus sistema sanitario público. No obstante, molesta leer en la misma frase y sólo separados por una coma, los calificativos “pagado con impuestos” y “gratuito”.

idispunto2

Seguimos insistiendo en el mensaje repetitivo y que pretende tranquilizar a la población: “ni piensen que queremos privatizar la sanidad” (¿alguien se piensa que somos empresas privadas?). Lo de gestión más eficiente es parecido aquello de los bancos y las tasadoras: “la técnica de Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como”. Son ellos mismos los que se catalogan de eficientes porque prácticamente ninguna institución independiente ni ningún trabajo científico así lo corrobora. Hay, sin embargo unos cuantos estudios científicos independientes que demuestran exactamente lo contrario. De hecho el apartado de bibliografía de uno de los grandes paradigmas del modelo, el Hospital de Alzira, habla por sí mismo: sólo tienen documentos que corresponden a informes propios o de colectivos “amigos”. Nada de bibliografía como solemos entenderla quienes trabajamos en ciencias de la salud.

Sin que podamos certificar el rigor de lo que en el vídeo se dice, nos parece bastante clarificador la esencia de la colaboración público-privada expuesta en este especial de Dani Mateo del Intermedio sobre el MODELO ALZIRA.

Y si alguien quiere más información, sobre la ingienería contable que hay detrás de la tan cacareada eficiencia del sistema, hablen con los compañeros de Pública y Sostenible.

idispunto3

No vamos a entrar en la discusión de las dificultades que en el acceso a los servicios pueden suponer estas políticas, pero hablando de acceso, queremos incidir en las facilidades que dan para el acceso a la información y de cómo gastan este tipo de instituciones el dinero de nuestros impuesto. Sobre esto les remitimos al trabajo de nuestros amigos CaféAmbLlet.

ididspunto4

De nuevo insistimos en que la ciencia no está hecha para estas empresas privadas sanitarias. Las personas que trabajan en sanidad intentamos basar nuestras decisiones en trabajos científicos que las evalúen. Así por ejemplo, hay trabajos que nos ayudan a saber qué medicación, qué pruebas o qué protocolos son más útiles en según qué circunstancias. Ellos no. Más bien parecen conformarse con la ciencia de la cosmética. ¿Nunca se han fijado en el asterístico que aparece en los anuncios detrás de la frase “científicamente comprobado”? Sí, ese que en letra muy muy pequeña termina diciendo que esa crema o champú es divino porque así se deduce de una encuesta realizada sobre 9 personas. Ellos también. Evalúan la calidad de su trabajo por las encuestas de los usuarios. Estas tienen importancia, por supuesto. Pero también lo tienen en esto de la sanidad, por ejemplo, la tasa de cesáreas sin indicación médica, la mortalidad de las personas que realizan tratamiento con diálisis, el control de las infecciones dentro de un hospital, la recuperación de la movilidad después de ingresar por una embolia cerebral, o las tasas de mortalidad… ¿Se atreverían a discutir sobre estos aspectos o seguimos hablando sobre el interiorismo de los hospitales?

Lo de que no derivan a los pacientes graves a la sanidad pública por motivos económicos sino por nivel de especialización, es simplemente insultante. Lástima que “la pública” sea la especialista en cáncer avanzado resistente a quimioterapias iniciales, SIDA, diabetes y un sinfín de enfermedades NO RENTABLES, y que la privada sea la reina de las patologías banales, de los niños/as acatarrados y de los partos no complicados…

idispunto5

Por supuesto que la reciente reforma laboral y la máxima de la rentabilización, no nos hacen temer que cualquier institución público-privada va a elegir la opción de la reducción de plantillas en cuanto el balance ingresos y gastos les resulte desfavorable. Si alguien ha pasado o va a pasar por una clínica privada sólo tiene que preguntar por el ratio pacientes/enfermera de cualquier sala de hospitalización y compararlo con el de un hospital público de la era pre-recortes. En concreto, de 16 a 20 pacientes por enfermera en los hospitales privados, y de 8-10 en los hospitales públicos (para las salas de hospitalización convencional).

idispuntofinal

Aquí llama la atención la capacidad de empatía que tienen estas empresas. Sienten esta crisis que provoca desahucios, suicidios y sufrimiento a la sociedad como suya, a pesar que esta estafa crisis les está comportando un sabroso aumento de su volumen de negocio.

No queremos terminar sin recordar que el mejor ejemplo de colaboración público-privada en nuestro país lo aporta el sector bancario. Es todo un ejemplo de eficiencia, equidad y justicia. Las empresas privadas han y seguirán colaborando con toda la ciudadanía obteniendo pingües beneficios y repartiendo sustanciosos sueldos y dividendos; y el Estado pone de su parte (la nuestra) rescatando a las instituciones de la quiebra con el impuesto de todos/as. La bondad de la colaboración público-privada y el buen entendimiento entre ambas partes llega a tal extremo que, por ejemplo, el Estado ha ayudado a sanear los balances del Banco de Valencia con miles de millones de euros públicos y ahora La Caixa nos hace el favor de comprar la entidad por…1 euro!!! Si antes no han visto el vídeo de Dani Mateo, retrocedan y véanlo ahora, para que aprecien cuanto se parece el modelo Alzira, al modelo de gestión de entidades bancarias de nuestros gobernantes.

Tan buena proyección para todos tiene este tendencia que hasta a las empresas de seguridad y servicios les ha llegado ahora la vocación médica. ¡No lo dudamos!, ¡estas empresas han llegado para sacarnos de esta crisis y de camino mejorar nuestra salud a un módico precio!

idispiepagina

Documento completo

Post-edición

Nos hemos encontrado con este resumen de la situación en sanidad que tan magistral como brevemente hace Iñaki Gabilondo que no hemos podido resistir la tentación de agregarlo al post. ¿Qué mejor broche a lo anteriormente expuesto que esta disertación sobre el “cerco a la sanidad“?

Anuncios

Autor: 15mbcnSalut

about me

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s